Los mayores desastres naturales en los últimos 5 años

819

Si tan poderosos somos, ¿por qué siguen ocurriendo los grandes desastres naturales en el mundo?

Aunque hemos intentado controlar al planeta por todos los medios, no siempre podemos anticipar la tragedia. Además, los grandes desastres naturales sobrevienen más a menudo en los países en vías de desarrollo, que tienen una menor capacidad de resistencia y de recuperación. Las consecuencias son devastadoras.

Algunos de los mayores desastres naturales de la historia han sucedido en el último lustro. ¿Quieres saber cuáles son? Prepárate, porque esta información puede herir tu sensibilidad; a fin de cuentas, estamos hablando de algunos de los peores desastres naturales en el mundo.

1. Gran desastre natural por ciclón tropical en México (2014)

Si hay un país golpeado sin piedad una y otra vez por las condiciones geográficas, climatológicas y ambientales, ese es México.

De hecho, un informe presentado por la Secretaría de Gobernación Interior asegura que la república sufrió una media de tres desastres naturales al mes entre 2013 y 2018. Desde el año 2000 hasta la fecha presente, se calcula un total de 9.602 vidas perdidas en los principales desastres naturales acontecidos en territorio mexicano.

Con lo frecuentes que son, parece lógico que algunos de los mayores desastres naturales de México hayan sido también de los principales desastres naturales en el mundo. Si necesitas una prueba, ¿qué tal el meteorito que impactó en la península de Yucatán hace 66 millones de años y extinguió al 76 % de las especies terrestres, dinosaurios incluidos?

El ciclón tropical Odile de 2014 no fue tan devastador a escala planetaria, pero en septiembre del 2014 azotó la turística Baja California y consiguió empatar el récord de intensidad en esa zona. Al menos, desde que existen los satélites.

¿Qué significa obtener ese récord? Significa destrucción. Te damos los detalles.

Odile alcanzó una intensidad de categoría 4 en la escala de Saffir-Simpson (velocidad de 210 a 251 km/h). Las autoridades declararon el estado de emergencia y 26.000 turistas extranjeros quedaron atrapados en albergues sin la posibilidad de regresar a sus hogares.

Finalmente, murieron dieciocho personas, el 92 % de la población de Baja California Sur vio suspendido su suministro eléctrico y los daños materiales ascendieron a la friolera de 16,6 mil millones de MXN.

Fue una pesadilla de 9 días de duración que, además, provocó lluvias torrenciales, miles de damnificados, daños a la infraestructura hidráulica y a las vías de comunicación terrestre, la destrucción completa del aeropuerto de cabo San Lucas y unas pérdidas económicas catastróficas para el sector turístico.

Como suele ocurrir en estos casos de alerta máxima, el pánico cundió y se produjeron saqueos en los centros comerciales y de alimentación, llevando a la ruina a miles de negocios no asegurados.

Anterior

Ecomerzpro Ads