Descubre la historia real de este comprador de un coche eléctrico

0
Compartir con familia y amigos

Descubre la historia real de este comprador de un coche eléctrico

Radiografía de esta vuelta al pasado… respetando el medio ambiente

El itinerario rondó los 90 kilómetros, con lo que no fue necesario parar a recargar la batería del vehículo. Mejor, al fin y al cabo, los enchufes no existían con el Imperio Romano en pie. Así resultaba más sencillo meterse en la historia. Cierto es que su coche eléctrico no es una cuádriga. Eso sí, igual de respetuoso con el medio ambiente que cualquier carro romano. Y así, con cero emisiones y con el corazón en un puño, Raúl cogió el volante. Por suerte, la conducción es más tranquila en este tipo de autos que en los tradicionales. Y a Raúl le sobraban ganas, ¡pero le faltaba calma! Lógico; ¿o es que acaso se pide matrimonio a alguien todos los días?

No hay publicaciones para mostrar